KnowYourCard text logo
KnowYourCard text logo
 

A consumer’s guide to choosing a prepaid card (Spanish)

Guía para el consumidor sobre cómo elegir una tarjeta prepagada

Una tarjeta prepagada con tarifas bajas, características atractivas y que ofrezca fuertes protecciones para el consumidor puede ser una buena opción para muchos consumidores. Esta publicación le informará sobre cómo comparar sus opciones y elegir la tarjeta prepagada que mejor se ajuste a sus necesidades.

A consumer’s guide to choosing a prepaid card (Spanish)

Publication Series

Download File

PDF files may contain outdated links.

A consumer’s guide to choosing a prepaid card (Spanish)
File Name: prepaid_2015_SP.pdf
File Size: 3.09MB

Languages Available

Table of Contents

Para muchos consumidores, una tarjeta prepagada ofrece ventajas importantes sobre las tarjetas de crédito y débito, incluso la oportunidad de utilizarla sin tomarse en cuenta su historial de crédito o bancario y la posibilidad de pagar con “plástico” sin gastar en exceso o incurrir en deuda. Pero algunas tarjetas prepagadas tienen gastos impredecibles y han resultado más costosas de lo que esperan los usuarios.

En años recientes, las tarjetas prepagadas recargables de propósito general; aquellas que se pueden proveer de fondos (cargarse) y utilizarse una y otra vez para hacer compras, pagar facturas u obtener dinero en efectivo en un cajero automático, se han hecho mucho más populares. Este crecimiento ha aumentado la competencia entre emisores de tarjetas prepagadas y ha dado lugar a más opciones de tarjetas con mejores características y tarifas más bajas.

Ahora hay cientos de tarjetas prepagadas recargables de propósito general entre las que elegir. Algunas son mucho más favorables para el consumidor que otras.

Si usted está considerando una tarjeta prepagada por primera vez o ya tiene una y desea compararla con otras opciones, esta guía está diseñada para ayudarle a elegir la mejor tarjeta prepagada para sus necesidades.

Cómo funcionan las tarjetas prepagadas

Las tarjetas prepagadas de uso general tienen mucho en común con las de crédito y débito. Como las tarjetas de crédito, las de prepago llevan el logotipo de una de las cuatro redes principales de pago (Visa, MasterCard, Discover y American Express) y por lo general pueden utilizarse para hacer compras en cualquier parte del mundo que acepte tarjetas de la misma red. También puede usar su tarjeta para hacer compras por Internet.

Una tarjeta prepagada que le permite depositar su sueldo de forma directa, pagar facturas en línea o establecer pagos recurrentes, puede servir como alternativa a una cuenta bancaria. Igual que una tarjeta de débito de una cuenta de cheques, puede utilizar su tarjeta prepagada para obtener dinero en efectivo en un cajero automático.

Pero las tarjetas prepagadas son diferentes a las de crédito y débito en algunos aspectos fundamentales. En primer lugar, no son una forma de crédito, ni están vinculadas a una cuenta de cheques. En segundo lugar, para usar la tarjeta, primero se le debe “cargar” dinero. Esto significa que en la mayoría de los casos no puede gastar más de lo que tiene en la cuenta e incurrir cargos por sobregiro, y no se acumulan deuda ni cargos por financiamiento. Las tarjetas prepagadas también suelen tener diferentes tipos de cargos, características y protecciones para el consumidor que las de crédito y débito.

La forma de elegir una tarjeta prepagada favorable para el consumidor es de entender los costos y los términos que pueden tener y buscar una tarjeta que ofrezca la mejor combinación de bajos costos, características deseables y fuerte protección para el consumidor.

Cargos

Puesto que no está recibiendo un préstamo cuando utiliza una tarjeta prepagada, no es necesario considerar tasas de interés o cargos financieros. Pero esto no significa que usarla sea gratis. Los siguientes son los posibles cargos más comunes asociados a las tarjetas prepagadas, las fluctuaciones generales de cada cargo y lo que debería buscar cuando vaya a elegir una tarjeta.

Cargo por compra y activación (carga inicial): estos cargos, que se aplican solo una vez al obtener la tarjeta, pueden variar desde un total combinado de $0 hasta $30 o más. Muchas tarjetas no cobran el cargo de activación, y especialmente en Internet, se pueden encontrar tarjetas sin cargos por compra. Pero tenga cuidado con las tarjetas que compensan por no tener cargos, o por tener cargos bajos, cobrándole altos cargos por el servicio mensual o cargos por transacción cuando usa la tarjeta para hacer compras.

Costo de recarga: Este cargo, que se aplica cuando agrega fondos a la cuenta de la tarjeta, puede variar mucho, entre $0 a $5 o más por cada recarga. En parte, la variación se basa en el origen de los fondos agregados. Por ejemplo, pueden cobrarle para cargar dinero de una tarjeta de crédito o cuenta bancaria, pero no si es dinero en efectivo, o viceversa. Las tarjetas que cobran este cargo a veces no lo aplican si usa depósito directo o si carga una cierta cantidad en el mes. (Tenga en cuenta que un minorista externo u otro comercio que acepta cargas en persona en nombre del emisor de la tarjeta podrían cobrar cargos). Elija una tarjeta que no cobra una tarifa de recarga o que ofrezca una manera fácil de evitarla.

Monthly service (maintenance) fee: This common fee can be as much as $9.95/month, though some cards don’t charge anything. As many as half of cards that charge a monthly service fee reduce or waive it if you use direct deposit to reload, or if you meet a minimum monthly reload requirement. (Minimums can be quite high.) Many cards offer the option of a monthly fee or, for less frequent users, a smaller per-purchase transaction fee.

Cargo mensual por servicio (mantenimiento): Este cargo común puede ser tanto como $9.95 al mes, aunque algunas tarjetas no cobran nada. Casi la mitad de las tarjetas que cobran una cargo mensual por servicio lo reducen o no lo cobran si usa depósito directo para sus recargas, o si cumple el requisito mínimo mensual de recarga. (El mínimo puede ser bastante alto). Muchas tarjetas ofrecen la opción de pagar un cargo mensual o, para los usuarios menos frecuentes, un cargo de transacción más pequeño en cada compra.

Cargo por transacción rechazada: Si trata de hacer una compra sin fondos suficientes en su cuenta de tarjeta prepagada y no tiene cobertura de sobregiro (ver la siguiente sección), la transacción será rechazada. No todas las tarjetas aplican este cargo; busque una que no lo cobre.

Cargo por retiro de cajero automático: Muchas tarjetas ofrecen retiros gratuitos en ciertas redes de cajeros automáticos. Casi todos los emisores de tarjetas prepagadas cobran una comisión (generalmente de $1 a $3) para retirar dinero de un cajero automático fuera de la red. Además de este cargo, es probable que tenga que pagarle un cargo adicional al propietario u operador del cajero automático. Evite ambos cargos eligiendo una tarjeta que permita retiros ilimitados gratuitos de cajeros automáticos dentro de la red, los cuales no son difíciles de encontrar. También compruebe si la tarjeta le permitirá obtener dinero en efectivo sin cargos al hacer una compra en una tienda de abarrotes o en otros puntos de venta.

Cargo por consulta de saldo en cajero automático: Este cargo, que típicamente oscila entre 49¢ y $2, se cobra cuando revisa su saldo en un cajero automático. Le será fácil encontrar muchas tarjetas que permiten consultas de saldo gratuitas en cajeros automáticos dentro de la red. La mayoría de las tarjetas le permiten inscribirse para poder acceder a su cuenta en Internet, y esto le permitirá revisar su saldo sin cargo.

Cargo por pago de facturas: Si piensa usar su tarjeta para pagar facturas en línea o para establecer pagos recurrentes automáticos de facturas mensuales, busque una tarjeta (y sí las hay) que no le cobre una comisión por el pago de facturas. Si no puede encontrar una, elija una tarjeta que cobra un cargo relativamente bajo en comparación con otras.

Cargo por transferencia de fondos: Si necesita transferir dinero a otro titular, podría aplicar un cargo. Si va a transferir fondos de forma regular, busque una tarjeta que no cobre por este servicio.

Cargo por transacción en el exterior y por cambio de moneda: No es infrecuente que el emisor de la tarjeta cobre cuando usa su tarjeta fuera del país, aunque no todos cobran un cargo por cada transacción. Si piensa usar su tarjeta fuera de los Estados Unidos, elija una que cobre menos del promedio en esta categoría.

Cargo por inactividad: Se le puede cobrar este cargo si no utiliza su tarjeta durante un período largo (por lo general tres meses o más). El cargo, (tanto el monto como el período tras el cual se aplica) puede variar bastante. Por ejemplo, un emisor de una tarjeta puede cobrar $2 al mes después de 180 días de inactividad, mientras que otro cobra $5.95 por mes después de 90 días. Si cree que podrían haber períodos en los que no va a utilizar la tarjeta, tenga en cuenta este cargo al comparar tarjetas. Y asegúrese de que el cargo por inactividad no supere el cargo regular por servicio mensual o el límite mensual de cargos por transacción. Muchas tarjetas que aplican un cargo por inactividad no lo cobrarán si, una vez durante el mes, consulta su saldo, realiza un retiro del cajero automático, o llama al servicio de atención al cliente (incluso aunque no haga ninguna compra).

Cargo por estado de cuenta impreso: Muchas tarjetas, si no la mayoría, cobran por enviarle un estado de cuenta impreso; tanto como $5.95 o más. Pero usted puede evitar fácilmente este cargo revisando su estado de cuenta y actividad en línea. No elija una tarjeta que cobre por acceder a su cuenta en línea.

Cargo por servicio de atención al cliente: No se le debe cobrar para hablar con un representante de servicio al cliente, pero algunos emisores de tarjetas sí cobran. Ya que hay muchos que no cobran, conviene comparar.

Otros cargos pueden evitarse o se aplican con tan poca frecuencia que no resultan un factor importante al elegir una tarjeta; por ejemplo, cargos por reemplazar una tarjeta perdida o por cerrar la cuenta (cada uno puede ser de $10 o más, aunque muchas tarjetas cobran menos o incluso nada).

Además de los tipos y la cantidad de cargos, la “transparencia” de los cargos es muy importante. Cualquier tarjeta que elija debe listar muy claramente todos los cargos posibles; verifíquelos antes de comprar. Como el embalaje de la tarjeta podría no permitir la divulgación de todos los cargos, es mejor consultar la página web de la tarjeta antes de elegir. Sólo sabiendo exactamente qué cargos le pueden cobrar podrá usted tomar una decisión bien informada.

Protección contra sobregiros

Aunque la protección contra sobregiros puede parecer una característica deseable, es mejor evitarla en una tarjeta prepagada.

En primer lugar, el poder permitir que su saldo quede en negativo derrota uno de los mayores beneficios de usar una tarjeta prepagada: la imposibilidad de gastar más de lo que tiene.

En segundo lugar, el costo de la protección contra sobregiros en cualquier producto bancario es alto, incluso en las tarjetas prepagadas. El cargo por sobregirar su cuenta puede ser de $15 o más por cada ocasión.

La opción de sobregirar su cuenta no es común en las tarjetas prepagadas, pero existe. Elija una tarjeta que no permite sobregiros y que no le cobrará si uno ocurre inadvertidamente.

Otras características

Algunas tarjetas prepagadas ahora ofrecen programas de recompensas además de ciertas características tal como la asistencia gratuita en carretera. Si le interesan este tipo de beneficios adicionales, busque una tarjeta de bajo costo que ofrezca bonos y gratificaciones. Cuidado con las tarjetas que cobran cargos altos a cambio de las recompensas y de los beneficios adicionales.

Si le gusta realizar operaciones bancarias utilizando un dispositivo móvil o una computadora, elija una tarjeta que le ofrezca una aplicación móvil (software para su teléfono o tableta), el pago de facturas en línea, alertas por mensajes de texto o correo electrónico y otras herramientas digitales para ayudarle a administrar su dinero, recargar su cuenta, pagar cuentas y mantenerse al tanto de su saldo.

Hay algunas tarjetas que ofrecen una función para ahorrar dinero. Pero para aumentar sus ahorros, una opción mejor sería una cuenta en una cooperativa de crédito o una cuenta básica de ahorros en un banco. Así podrá establecer una relación con una institución bancaria, podrá guardar su dinero donde no lo tenga a la mano (¡para evitar compras impulsivas!) y podrían ofrecerle una tasa de interés mejor. Averigüe si califica para afiliarse a una cooperativa de crédito en www.aSmarterChoice.org.

Si desea compartir la cuenta con su cónyuge o con su pareja, o desea usarla para darle dinero a sus hijos, algunos emisores de tarjetas ofrecen subcuentas. Estas cuentas también pueden ayudarle con su presupuesto. Podrían cobrarle por usar las subcuentas, por lo que debe comparar diferentes tarjetas.

Protección para el consumidor

No existen leyes ni regulaciones federales para proteger al usuario de tarjetas prepagadas de propósito general tal como existen para proteger al usuario de tarjetas de crédito y débito. Sin embargo, la tarjeta prepagada que usted elija podría ofrecer de forma voluntaria algunas protecciones similares a las de tarjetas de débito y crédito. (Nota: las tarjetas de nómina y las tarjetas prepagadas emitidas por el gobierno para distribuir beneficios sí reciben protecciones bajo leyes federales y estatales.)

Las siguientes son algunas políticas y protecciones que debería procurar en tarjetas prepagadas recargables de propósito general:

  • El reemplazo de fondos perdidos o robados si registra la tarjeta con el emisor.
  • Un límite de $50 sobre su responsabilidad por transacciones sin autorización o, aún mejor, “cero responsabilidad”.
  • Un proceso de solución de disputas que requiera que el emisor de la tarjeta investigue errores que usted reporta, que responda de manera oportuna y, en el caso de una larga investigación, que le acredite a su cuenta la cantidad disputada hasta que se complete la investigación.
  • Un estado de cuenta mensual, o acceso fácil y gratis por Internet al saldo de la cuenta, al historial de transacciones y a los cargos que le hayan cobrado.
  • Seguro de la FDIC (o NCUSIF para cooperativas de ahorro y crédito) o protección bajo la ley estatal contra la pérdida de su dinero debido a un fracaso de la institución financiera que mantiene los fondos de la cuenta.

Comparación de tarjetas prepagadas

Las tarjetas prepagadas por lo general se venden por Internet o a través de minoristas. Antes de comprar una tarjeta en una tienda, visite el sitio web del emisor de la tarjeta para obtener la lista completa de términos y cargos, que son demasiado largos para caber en el embalaje de la tarjeta. (Algunos minoristas grandes pueden tener folletos o volantes detallando los términos de las tarjetas que venden). La compra y el uso de una tarjeta es un contrato legal. Los términos y condiciones deben incluir todo lo que debe saber acerca de cómo utilizar la tarjeta para evitar cargos, cómo aprovechar características y beneficios, cómo ejercer sus derechos como consumidor y cómo proteger su privacidad. No compre una tarjeta sin antes comparar sus opciones y leer completamente la lista de cargos y las condiciones de servicio.

Evalúe la tarjeta hasta cierto punto sobre la claridad y totalidad de sus divulgaciones, la facilidad con la que se encuentra la información, y la forma en que le ayudan sus representantes. Pruebe el servicio de atención al cliente haciendo una pregunta por correo electrónico y llamando al número gratuito.

Al comparar los cargos, asegúrese de considerar lo que le costará la tarjeta según la forma en que la vaya a usar. Por ejemplo, si rara vez o nunca viaja fuera de los Estados Unidos, entonces los cargos por transacciones en el exterior y por el cambio de moneda no deberían ser un factor importante en su análisis de costos. Además, si sólo espera usar la tarjeta para tres o cuatro compras al mes, una tarjeta con un cargo de mantenimiento mensual obligatorio de $10 no será tan atractiva como una que, en cambio, le da la opción de pagar una tarifa baja por cada compra.

Determine si podrá evitar cargos con facilidad. Por ejemplo, si elige una tarjeta que le permite obtener efectivo sin cargo alguno al hacer una compra en una tienda de abarrotes o en otros puntos de venta, podrá evitar cargos por retiro en cajeros automáticos fuera de la red. Si le resultará difícil evitar cargos, considere una tarjeta diferente que le facilite mantener los costos bajos.

Asegúrese que podrá recargar la tarjeta de forma conveniente (en línea, por depósito directo o en persona donde haya un agente) y sin costo, y que cerca de su casa o trabajo encontrará cajeros automáticos gratuitos de la red correspondiente.

Los sitios web para comparar tarjetas facilitan las comparaciones. Pero tenga en cuenta que no todos los sitios revelan todas las opciones disponibles en los resultados de su búsqueda. Es mejor usar varios sitios y luego reducir su lista a solo algunas tarjetas para compararlas lado a lado.

Estos son algunos sitios web que pueden ayudarle a comparar sus opciones de tarjetas prepagadas:

Más información

Para hacer preguntas específicas sobre una tarjeta en particular, póngase en contacto con el emisor en el número indicado en la tarjeta o a través del sitio web de la tarjeta.

Para obtener información general acerca de las tarjetas de pago: tarjetas de crédito, tarjetas de débito, tarjetas prepagadas y tarjetas de regalo, visite KnowYourCard.org, un sitio web de educación financiera de Consumer Action y Visa. El sitio proporciona información sobre las leyes y reglamentos que rigen todo tipo de tarjetas.

La “Guía para el empleado sobre tarjetas de nómina,” una publicación gratuita de Consumer Action ayuda a empleados de compañías que ofrecen tarjetas de nómina a determinar si una tarjeta es la mejor opción para recibir el salario, a comprender cómo evitar cargos de la tarjeta, y a conocer sus derechos.

El Consumer Financial Protection Bureau (CFPB) se encarga de crear y aplicar normas de productos y servicios financieros, incluso de tarjetas prepagadas. Para obtener información general, visite el sitio web de CFPB y busque “prepaid cards” o “tarjetas prepagadas”. También puede presentar una queja contra el emisor de una tarjeta o contra una institución financiera por Internet (www.consumerfinance.gov/complaint/) o llamando al 855-411-2372.

Published / Reviewed Date

Published: February 03, 2016

Download File

PDF files may contain outdated links.

A consumer’s guide to choosing a prepaid card (Spanish)
File Name: prepaid_2015_SP.pdf
File Size: 3.09MB

Sponsors

Visa Inc.

Notes

La “Guía para el consumidor sobre cómo elegir una tarjeta prepagada” fue creada por Consumer Action con una subvención de Visa Inc. Forma parte del proyecto educativo Know Your Card de Consumer Action y Visa Inc.

Filed Under

Banking   ♦   Credit Cards   ♦   Money Management   ♦   Prepaid Cards   ♦  

Copyright

© 2016 –2017 Consumer Action. Rights Reserved.

 

Tags/Keywords

credit cards, spanish, prepaid